Somos conscientes de la importancia de la microcirculación en nuestra salud

Somos distribuidores de la técnica físico-vascular Bemer® de microcirculación y la aplicamos con nuestros pacientes

En el tratamiento, en la profilaxis, en la mejora de la respuesta física y mental y en la práctica deportiva.

Conceptos básicos de la microcirculación y la vasomoción


El término microcirculación se usa en medicina para referirse a la perfusión y la transferencia de sustancias en los vasos sanguíneos más pequeños de un tamaño inferior a 100 μm (por ejemplo, capilares, arteriolas, vénulas), los denominados microvasos. Esta extensa red vascular tiene una función importante y representa la mayoría de los vasos en nuestro cuerpo.


El propósito de la microcirculación es el abastecimiento, a través de las arteriolas y los capilares, del cuerpo y, por lo tanto, de sus células con sangre, con los gases disueltos, minerales, oligoelementos e información para suministrar moléculas de defensa. Las células por su parte se liberan de los productos metabólicos finales a través de las vénulas.


Para mantener una distribución y un suministro adecuados de sangre, este sistema necesita su propia movilidad, que reaccione con prontitud y de manera autónoma a las necesidades de las células que se suministrarán.


Por razones físicas, teóricamente no sería posible para un corazón humano en un minuto bombear todo el flujo sanguíneo a través de nuestro sistema vascular de 100,000 km de longitud. Gracias a un truco biológico simple pero altamente efectivo llamado Vasomoción, es posible.


¿Qué significa Vasomoción?


Vasomoción es un "cambio de diámetro vascular rítmico basado en un cambio local del tono muscular liso independiente del ritmo cardíaco, regulación neuronal o humoral en los vasos microvasculares". O simplemente, la vasomoción es "EL" desencadenante de cualquier mejora en la microcirculación. En base a este mecanismo, funciona la "Técnica Vascular Física BEMER®".


Con el aumento de la edad, el desgaste natural, el aumento de las enfermedades crónicas y el aumento constante de factores externos como el estrés, la falta de actividad física o la mala nutrición en los últimos años y décadas, hay una disminución continua de la vasomoción. Esto se traduce en un suministro deficiente de células y órganos.


Por lo tanto, la microcirculación intacta es la base de la salud. Un suministro celular funcional, así como la eliminación de productos finales metabólicos, es el requisito previo básico para todos los procesos de reparación y curación del cuerpo humano.


Cada vez más importancia para mejorar la función vascular va teniendo la prevención, se pone cada vez más en primer plano. Precisamente a través de su potencial preventivo, la "Técnica Físico Vascular BEMER®" demuestra sus efectos beneficiosos especiales en el uso diario. Una microcirculación funcional basada en una frecuencia de vasomoción adecuada es, por lo tanto, la clave y el desencadenante de cualquier mejora en el bienestar.

 

Permítanos además recordarle que cualquier información dada, consejos o sugerencias para la solución de problemas de salud de esta publicación es independiente de que usted pueda consultar a cualquier profesional de la salud.